Santiago de Chile contacto@minorteeselsur.com +569 9657 0118

Conclusiones sobre Cuba

Mientras iba viajando por este país, Cuba me parecía cada día más maravilloso. Y no es que tenga desiertos ni glaciares como los hay en Chile, pero tiene otras cosas igual o más valiosas, como gente muy amable y calurosa, casas antiguas que hablan de un mantenimiento de lo antiguo, no hay edificios y lo mejor de todo es que nadie me quiere vender cualquier cosa que pueda ser vendible y por lo tanto no hay publicidad. A diferencia de los países capitalistas, acá no se generan necesidades en términos de comunicación, acá se intenta eliminarlas. El vivir con el mínimo es el lema, y el sistema te dice que estás bien con lo mínimo, y que Cuba es el paraíso en tierra. Y eso incluso es bonito también, pero sólo cuando te lo dicen sin la imagen de Fidel en el cartelito…la barba que intenta expresar sabiduría y esa cara de tirano me molestan mucho. Acá dicen cada cosa de este gran señor. Dicen que la canción “Ojalá” de Silvio Rodriguez se la dedicó a él. Y no sólo esa, si no varias más. Haga el ejercicio y escuche a Silvio pensando en Fidel. Más de alguna le queda perfecta. Pero “Ojalá” es la más importante. Y si no se la hizo Silvio en primer lugar, entonces el pueblo inventó el rumor, y es el pueblo quién piensa en Fidel cuando la escucha: “Ojalá se te acabe la mirada constante, la palabra precisa, la sonrisa perfecta. Ojalá pase algo que te borre de pronto, una luz cegadora, un disparo de nieve…”Aunque siempre pensé que era una canción de desconsuelo, ahora la verdad me parece bastante obvio. También dicen que al Ché no le mandaron refuerzos, que el Ché se murió por culpa de éste que sigue vivo. Hay un par de libros al respecto, que me comentaron, lamentablemente no recuerdo cuáles son los nombres.

También dicen que no se creen el cuento de la avioneta que desapareció en el mar en la cuál iba Camilo Cienfuegos, a quién el pueblo realmente ama, aún más que al Ché. Y al parecer ninguno de estos dos comandantes terminaron por gustar del sistema impuesto por nuestro actual comandante. Y no lo digo yo, lo dice el pueblo. Y el pueblo entonces piensa también que lo que les pasó en ese momento a estos dos personajes de la historia cubana, es seguramente lo que le pasaría a cualquiera que hoy quisiera hacer lo mismo, o al menos intentarlo.
Pero Cuba es sin embargo maravillosa. Como iba diciendo. La Habana se transformó de pronto en mi ciudad favorita. Hay Teatro y Cine y Ballet muy barato. Una entrada al cine cuesta un poco menos de un dólar, igual que una al teatro o al ballet (eso si eres cubano o residente. Si tienes cara de gringo, cagaste, porque te cobran igualito a lo que cuesta en tu país capitalista). Y hay ciclos de cultura por países, al estilo la semana de cine y teatro y baile y arte y todo de algún país, y la semana siguiente es de otro. El Festival de Cine de La Habana es muy lindo, aunque debo asumir que me desilusionó un poco, dado que ví muchas películas malas. Sin embargo las colas a los cines eran enormes, a veces daban la vuelta a la cuadra, y los cines en general, especialmente para las películas en concurso, estaban prácticamente llenas. Una amiga cubana me dijo igual que ella sentía que era así porque nunca pasaba nada en La Habana, y lo que pasa cuesta un poco más, en vez que entrar a ver una película en el festival sale 1 peso cubano, que son 5 centavos de dólar, o sea como 25 pesos chilenos. Para nosotros es nada, para los cubanos es casi nada. Aún así, las ganas de ver películas en La Habana se sentían. Pero solamente va gente de La Habana, dado que la gente de otras ciudades les sale muy caro ir, al menos que tengan un familiar donde quedarse o algo así, porque entrar a pagar para quedarse en la capital es carísimo para ellos.
Y debo contar que me sentí orgullosa del Cine chileno en el festival de Cine de la Habana. El premio mayor se lo llevó “No” de Pablo Larraín (a pesar de que creo que fue un premio netamente político, pero ganó de todas maneras), Violeta se fue a los Cielos se llevó gran cantidad de premios y Carne de Perro, de Fernando Guzzoni sacó tercer lugar en el concurso de Óperas Primas. Además habían muchas películas chilenas, y la verdad es que en general la gente amiga que las fue a ver (porque yo decidí pasar las películas chilenas y aprovechar a ver de otros países), me dieron muy buenos comentarios.
Y es que realmente es muy linda esta isla. La gente es la que la hace linda. Es siempre muy amable y respetuosa, y de una u otra forma en general tratan de ayudarte, especialmente en las provincias, como en todas partes. Cuba enamora, por eso mismo, porque ves a la gente latinoamericana, porque es como un Latinoamérica antiguo, donde no hay internet, ni televisión por cable, ni autos nuevos, y en los pequeños pueblos la gente se mueve en bici taxi, coches a caballo, buses viejos (que no pasan nunca, y que cuando pasa, a veces no paran y que son complicados, pero bueno, eso también es lo lindo y lo desagradable al mismo tiempo), camiones y máquinas (que son como taxis colectivos, pero que, debido a la falta de buses del estado y la oferta de la población, también trabajan de una provincia y de un pueblo a otro).


Claramente la salud es buena también, pero cada vez eso lo voy dudando un poquito y un poquito y un poquito más. Es gratuita, eso sin duda y no existe salud privada, pero me han comentado que debido a las misiones de los médicos al exterior, muchas veces uno llega a atenderse y no hay médicos, o no está., o vuelva más tarde….asÍ es acá. Todo es “vuelva más tarde”. Sin embargo en caso de haber una emergencia, atienden enseguida, dado que eso debe ser hecho en hospitales, no en los pequeños consultorios, o postas. Aún así de la salud no se sabe mucho, solo lo que dice la gente, porque los medios obviamente hablan sólo y únicamente maravillas de Cuba, entonces uno nunca llega a saber si existió o no alguna negligencia médica, o cómo está la calidad real de los hospitales. Y lo que la gente dice son cosas buenas y malas. Dicen que hay que esperar mucho en los casos en que no te vas a morir. Si te vas a morir te atienden enseguida y te salvan, pero si no te vas a morir, puedes esperar una operación por un buen buen buen rato. También me cuentan que muchas veces los hospitales no están limpios, que los pisos de salas de esperas o donde están las camillas de la gente, están sucios, que las paredes están sucias, que no hay gran pulcritud. También he escuchado que muchas veces las cosas no están del todo esterilizadas. Ahora, hay que tener en cuenta que hay cosas malas, como muchas de las que he contado ya.Y hay gente desagradable también, que te hablan porque te ven turista y tratarán de jinetearte, como se le llama acá a que te cuenteen para tratar de sacarte plata. En la calle todo hombre te tira piropos y besos y te hacen “psssst pssst” que es muy muy muy fastidioso, porque muchos de estos hombre podrían ser en general no sólo padres pero abuelos míos también.
Es muy linda esta isla. Y sí hay coca cola. En las tiendas que se venden las cosas en cuc, o dólares, hay coca cola, y pastas gringas, y pasta para hacer panqueques, y cereales gringos y principalmente cosas gringas. Por eso me cuesta un poco entender donde está el bloqueo. Lo veo en el internet, al cuál tienen acceso solo la gente de dinero, dado que la hora es muy cara, y que supuestamente es así porque Cuba en el mapa no está conectada a la red cableada, si no que está conectada a través de un sistema satelital brindado por China, pero que es pequeño, por eso es tan lento y es tan caro de tener. Pero Coca Cola y Sprite y Fanta, hay. Así como Tukola y refresco de limón, que también se venden en cuc, pero son más baratos. Agradezco igual que los hayan, aunque en general, como ya me sé mover mejor, voy tomando jugo natural de piña, que lo venden a dos pesos cubanos en las cafeterías, o de mango que también es más barato. Los paladares (restaurantes) acá en los pueblos son muy baratos. Uno come ensalada de tomate, palta, lechuga, yuca, arroz con frijoles negros y una cerveza por la módica suma de 40 pesos cubanos, como 700 pesos chilenos, 1 dólar y 70 centavos. Y lo que salió más caro fue la cerveza, que cuesta un dólar. Lo demás son los 70 centavos. Muy barato. Nuevamente, para mí, porque para un cubano que gana 250 pesos cubanos al mes, como gran parte de la población, es un dineral y un lujo al que no pueden acceder. Sin embargo estos son los paladares a los que van los cubanos, que de alguna forma u otra (en muchos casos robando al estado, situación que ya he escuchado de muuuuuchos cubanos, quienes me han asumido que ellos mismos lo han hecho) logran tener el dinero para ir.
Que linda que es Cuba.Y va a ser más linda aún, porque Raúl Castro ha hecho varias cosas buenas, hay que asumirlo. Está dando la posibilidad de que puedan salir del país, de que puedan tener negocios particulares y la idea es que de esa forma el país crezca. Además, tiene una hija lesbiana, lo que le ha venido fantástico a este país, porque ha generado una gran campaña en contra de la homofobia, cosa que aquí todavía abunda. Hay mucha homofobia, más aún en los pequeños pueblos. Así mismo todos los cubanos se visten iguales, así como las mujeres. Hay algunas, las que generalmente han salido, las y los artistas, esos, que se visten diferente. Pero los demás, son muy similares. Yo me doy cuenta de los extranjeros hombres jóvenes principalmente porque tienen el pelo más largo que los cubanos, quienes, a diferencia de los extranjeros, usan harto el peinado famoso chileno “sopaipilla”, o en otro caso, el pelo al rape o muy corto. Y acá tener el pelo largo todavía es mal visto.
Esta isla es hermosa, pero que pena que esté fundada desde los ideales de un héroe que no existe, porque gobierna el país y es dueño de todo, además de tener un cayo privado en “Los Jardines de la Reina” un conjunto de cayos al sur de la isla, mientras la mayoría de los habitantes no pueden hacer mucho turismo dentro de su propio país, hoy porque no tienen dinero, pero en los últimos 50 años porque simplemente no podían entrar a los hoteles. Aún así, hasta este momento, a los cubanos los pueden llevar presos por hablar conmigo, dado que está la ley de “Asedio al extranjero”. Un chico me contó que tenía amigos presos por eso. Y unos gringos que conocí en Remedios me contaron que en Santiago de Cuba estaban hablando con un cubano en un bar, y lo echaron del bar. Ellos lo siguieron a la calle y siguieron conversando con él. Llego la policía y se lo llevó. Ellos lo esperaron, pero no volvió más.
Y es que Cuba es tan linda, pero sería tanto más linda si no existieran estas estupideces. Lo otro que me dio risa es que siempre veía hombres con la polera levantada, como mostrando la guata, pero sin sacarse la polera. Y yo no entendía porque no se la sacaban y ya. Un amigo cubano me contó que era ilegal sacarse la camisa en la calle, que te pasan una multa, entonces para no tener problemas se la levantan y ya. Casi morí de la risa. En un país donde hay 40 grados de calor en el verano, que sea ilegal estar sin polera. Y al banco hay que entrar bien vestidos. Es más hay un cartelito afuera de los bancos con un símbolo de que no se admiten personas con shorts ni poleras. Claramente eso corre sólo para los hombres. Yo fui al banco en falda corta y nadie me dijo nada. Y eso es culpa del del tradicionalismo, el conservadurismo y el machismo. Machistas del terror son los hombres cubanos, del terror. Hay como un machismo en el aire, constante. Y obviamente las mujeres cubanas también son así, claramente. Les han enseñado que no deben estar en la calle de noche solas bajo ningún motivo, a pesar de que es uno de los países más seguros del mundo. Me siento igual o más segura que en Chile. Pero las chicas ojalá con un hombre, nunca solas. Así mismo los hombres tienen esta caballerosidad constante, que a mí hasta me molesta un poquito. Cuando he salido con hombres cubanos, amigos de esta amiga donde me quede, y salíamos a carretear todos juntos, que te abrían la puerta, que te cerraban la puerta, que poniendo la silla, que querían pagar todo, que amables, que esto que lo otro. Y la verdad es que se me hace un poquito fácil, demasiado cultural para mi gusto. Me gusta un grado de caballerosidad, pero este exceso, siento, habla también un poco del machismo que continúa en este lugar porque esta atrasado 20 años. Además que las mujeres tan, tan arregladas. Bien pintadas, uñas largas, acrílicas, pintadas también, pestañas postizas, pelo alisado, o rizado, o amarrado de peluquería, harto rouge, un buen taco, y harta pierna mierda. Obviamente tengo amigas que no son así, pero trato de hablar del general, de lo que se ve de forma constante en la calle. Y es que acá no hay tribus urbanas. Lo más raro que se puede encontrar es un rasta. Mi amiga, no sabia lo que era un punk, por ejemplo, ni un skinhead, ni un pokemon. Habrá 1 en un millón dando vuelta por las calle, y si es que se ven, resaltan muchísimo. Así pasa con los metaleros que en los conciertos de metal aparecen, o con uno que otro “emo” vampirezco cubano, que se tan escaso como las langostas en las cenas cubanas.
Pero Cuba es hermosa. Me he enamorado profundamente de esta isla. Me voy de Cuba, pero se quedó en mí un bichito zumbante que me pide volver. Cuba es hermosa, sin embargo no era la “Cuba” que yo pensaba, la Cuba revolucionaria del Ché y Fidel, el país que no ha dado el codo a torcer y logró mantenerse luego de la caída del bloque, la Cuba que lucha por los derechos humanos y el bien de su pueblo…el país del pueblo. Puedo concluir que me encontré con un Cuba de aprensiones y frustraciones, donde el turista es parte de las clases sociales del país, aunque esté de paso. Me encontré con que todo lo demás era una mentira, y era un país muy militarizado y represivo. Me encontré con una sociedad que comparo con la chilena de los 90, donde se alega por todo, pero nadie dice ni hace nada. Un pueblo que está acostumbrado a que otros tomen decisiones por él, a confiar, a hablar de revolución como una forma de gobierno donde se debe “Cambiar todo lo que deba ser cambiado”, y que lo fue, en el 59, pero más tarde, ya no ha cambiado nada. Sin embargo, recién hoy, en el país comunista, están habiendo cambios y se está virando al capitalismo. Pero no tienen idea como hacerlo, ni a lo que están yendo. Me encontré con un Cuba que me genera sentimientos encontrados, porque es cualquier cosa menos revolucionario, y el gobierno es de cualquiera menos del pueblo. Me encontré con un país donde la gente sonríe y baila salsa y son, y canta, y se emborracha en el malecón, y se muestra alegre, pero que, después de unos cuantos rones, se siente el corazón apretado del aislamiento mundial al que se han visto sometidos, en un planeta que ha acortado distancias y donde la sociedad sobrepasa las fronteras de países, y cada día más los seres humanos nos estamos comunicando entre nosotros, sin importar raza, condición social o país. Pero ellos, no están dentro de esa sociedad mundial, de la apertura a la información. Hay mucha gente que conocí en Cuba con la que me gustaría mantenerme en contacto, sin embargo no me será posible, porque no tienen acceso a internet. Me voy de un país de gente maravillosa, que si los dejaran volar, llegarían muy muy alto. Solo espero, que en un futuro no muy lejano, el pueblo tenga capacidad de voto, o al menos de salir a la calle a gritar y manifestarse sin miedo, que puedan entrar y salir libremente de su país, que no hayan tantos cubanos que se quieran ir, si no que se quieran quedar, que sean capaces de soñar, que la salud y la educación sigan siendo gratis, pero se les agreguñe calidad real y el acceso a internet, para que entonces sí puedan elegir a que información acceder, y no que queden sólo con los diarios nacionales. Espero que en un futuro no muy lejano no todo sea del Estado, y no sea el Estado que lo regule y controle todo, pero que sí tenga control de algunas cosas. Espero que se piense desde el Estado en que Cuba no es perfecta y que falta arreglarla bastante, y que en los mismos medios se diga que hay pobreza, que hay faltas y que se tiene que mejorar. Espero ver gente que esté contenta, y no conforme con algo que no los alegra. Espero que el pueblo se levante de nuevo, y diga lo que piensa, en masa, sin líderes ni ídolos ni héroes, sólo como gente que sabe que ni Cuba en su socialismo, ni el mundo en su capitalismo están del todo bien, y que quizás hace falta un poquito de Cuba en Chile, y un poquito de Chile en Cuba, que quizás hace falta un poquito de Latinoamérica en USA y un poquito de África en Europa. Que hace falta un poco de socialismo en el capitalismo, y un tanto de capitalismo en el socialismo. Y que hace falta decirlo, todos juntos, y saber qué hacer para mejorarlo.
El Ché decía que hacía faltan hombre que critiquen menos y hagan más, que prometan menos y trabajen más. Yo creo que hace falta que critiquemos más y trabajemos en pos de nuestras críticas, en pos de la propuesta, en pos del pensamiento en que en las críticas de todos, están los cambios.
Me voy de Cuba y es tan triste.

A %d blogueros les gusta esto: